OBJETIVOS EDUCATIVOS Y DISEÑO INSTRUCCIONAL








Los objetivos de aprendizaje deben de ser formulados en términos de operaciones, o sea, de conductas observables y medibles (Suárez, 1991, p. 63).
El aprendizaje es la manifestación externa de la conducta, así la enseñanza es una manera de adiestrar para aprender.
Describen la conducta que se espera conseguir y los métodos de estudio son la repetición, memorización y reforzamiento.
Su éxito depende de los procedimientos y del reforzamiento y condicionamiento.

Existen varios modelos de diseño instruccional que se basan en el enfoque conductista, los cuales van dirigidos a las actividades del modelo diseñado por el instructor.
Los principales elementos son:
- Identificación de metas y objetivos
- Estrategias instruccionales
- Elaboración y selección de materiales instruccionales
- Evaluación
A finales de los 50 se introdujo el término instrucción asistida por ordenador que se aplicó a programas basados en ordenador en los que se utilizaban principios conductistas para ofrecer la enseñanza en algunas escuelas.

Skinner, por su parte afirmó que para lograr objetivos conductistas, una tarea de aprendizaje debe segmentarse mediante el análisis hasta lograr tareas específicas medibles y utilizó la instrucción programada en el diseño instruccional de cursos conductistas de psicología en la Universidad de Harvard a finales de los años 50’s.
Los cursos se basaban en principios conductistas de actividades de reforzamiento condicionamiento operante.
Para ello diseñó y programó dispositivos mecánicos en los cuales aplicó los principios del condicionamiento operante (reforzamiento).
Por esta razón se asocia a Skinner como uno de los precursores de la instrucción programada.
El diseño instruccional se ha adaptado con los años al uso de la tecnología y a la instrucción basada en la tecnología.
El modelo aún sirve como un elemento efectivo de ayuda al proceso enseñanza-aprendizaje en muchas aulas.
Los principios básicos del conductismo como el aprendizaje a través de la observación y el aprendizaje a través de estímulos-respuestas-consecuencias, no podrán obviarse por un buen tiempo, aún a pesar de la aparición de nuevas teorías de aprendizaje.

Es bueno apuntar que a diferencia del modelo centrado en el alumno, el conductismo prescinde por completo de los procesos cognoscitivos.
Para él el conocimiento es se traduce en los siguientes aspectos :
  • Una suma de información que se va construyendo de forma lineal.

  • Asume que la asimilación de contenidos puede descomponerse en actos aislados de instrucción.
  • Busca únicamente que los resultados obtenidos sean los deseados despreocupándose de la actividad creativa y descubridora del alumno.
  • El sujeto que enseña es el encargado de provocar dicho estímulo que se encuentra fuera del alumno y por lo general, se reduce a premios y el refuerzo negativo a castigos (para lo que, en la mayoría de los casos, se utilizan las calificaciones).

Otro aspecto fundamental es el principio de la motivación, que consiste en estimular a un sujeto para que éste ponga en actividad sus facultades. Si bien no es posible negar la importancia de la motivación en el proceso enseñanza-aprendizaje y la gran influencia del conductismo en la educación, tampoco es posible negar que el ser humano es mucho más que una serie de estímulos.

Una de los objetivos y bases del conductismo es condicionar a los alumnos para que por medio de la educación supriman conductas no deseadas, es por eso que estimula el uso de procedimientos destinados a manipular las conductas, como la competencia entre alumnos.
La información y los datos organizados de determinada manera son los estímulos básicos (la motivación) frente a los que los estudiantes, como simples receptores, deben hacer elecciones y asociaciones dentro de un margen estrecho de posibles respuestas correctas que, de ser ejecutadas, reciben el correspondiente refuerzo (una estrella en la frente, una medalla o una buena calificación).
En las prácticas educativas hoy día existe mucha aplicacion del conductismo particularmente promoviendo a que:
  • • La motivación sea ajena al estudiante.
  • • Se desarrolle únicamente la memoria.
  • • Cree dependencias del alumno a estímulos externos.
  • • La relación educando-educador sea sumamente pobre.
  • • La evaluación se asocie a la calificación y suele responder a refuerzos negativos.
Hoy en día este enfoque educativo es utilizado tanto en escuelas como en universidades.



VOLVER A TEORÍA CONDUCTISTA